COLEGIO MUÑOZ

LX ANIVERSARIO DE SU
FUNDACIÓN

SEMBLANZA

1959-2019

Hace ya 60 años, el Colegio Muñoz inició sus actividades en favor de la educación. Fue en el mes de septiembre de 1959 cuando se abrieron las puertas del colegio para recibir a sus primeros alumnos y al frente del proyecto, su fundador el Profesor Manuel Muñoz Corral, quien contaba ya con una destacada trayectoria en el campo educativo a sus 37 años de vida.

El proyecto se concibió desde su fundación, como una alternativa de educación privada que cumpliera con las condiciones de integralidad y calidad, y que además de instruir con eficacia, formara y reforzara en los estudiantes todos aquellos valores y hábitos que contribuyeran a asegurar las bases de una formación que se proyectara a futuro, en un desempeño eficaz en cualquier contexto de la vida.

Hoy en día, podemos celebrar que los propósitos se han estado cumpliendo. Y al mismo tiempo, reconocemos los retos que se presentan para la educación frente a un mundo en constante cambio. De ahí que la filosofía de la mejora continua es la luz que nos permite mantenernos actualizados y respondiendo de la mejor manera a las necesidades de nuestra comunidad educativa y de la sociedad en general.

Llega el colegio a sus 60 años de existencia y la experiencia acumulada combinada con los saberes de las ciencias de la educación, han permitido construir un carácter propio, cuyos rasgos distintivos son su integralidad, su fundamentación en valores, el compromiso con la calidad educativa, su cultura en favor de la sustentabilidad del medio ambiente, su espíritu de servicio, así como como sus programas sello, destinados a satisfacer las distintas necesidades y aspiraciones de sus estudiantes.

Llega el colegio a sus 60 años de existencia, con una serie de logros importantes como resultado de su auténtica vocación y compromiso con la educación. Entre dichos logros   destacan los reconocimientos en el campo académico, de participación social, ecológicos y deportivos entre otros.

A 60 años de vida, mantenemos la convicción de que el orden, la constancia, la perseverancia y hacer bien las cosas forman al educando en la disciplina, ampliando con ello sus posibilidades de realización y satisfacción personal. A sesenta años de distancia, la institución se mantiene firme en sus ideales que trascienden en el tiempo, como lo es brindar una formación humanista de calidad, que contribuya a formar personas de bien y competentes para un desenvolvimiento eficaz ante la vida.